Skip to main content

(Lc 2, 6-12) (leer)

Creo que a todos se nos viene a la cabeza la imagen navideña del belén, con la sagrada familia, los pastores, los magos, el ángel , la mula, el buey y algunos extras para rellenar la escena. Esta escena como muchas, son algo diferentes a como se presentan en los textos originales, cosa normal después de tantos siglos. El nacimiento siempre me ha parecido la típica escena de trailer de película que utilizarían para enganchar al público, una estrella en el cielo, varios personajes nerviosos con algo que va a suceder y música muy épica, algo así como el inicio del Rey León.

Entrando en los capítulos, son la explicación perfecta de como lo espiritual se nos revela, dicho de otra manera, de como la Vida en todas sus caras se abre paso dentro de cada uno de nosotros continuamente, conteniendo una fuerza que si le prestamos atención podemos sentir eso que nos une a todo lo que estuvo antes que nosotros y que seguirá contenido en lo que esta por venir, esa eternidad profunda que pesa en el cuerpo. Y como esa chispa se revela en un orden concreto, sin que se pueda omitir ningún paso, ni excluir nada de lo que somos, por eso el nacimiento de un niño provoca que una estrella aparezca en el cielo, porque todo se ve afectado. De ahí que no funcione querer comprender nuestra parte espiritual (trascendental, Dios, etc) o la Vida solo desde lo racional, desde el pensamiento científico, desde la lógica.

Si dividimos nuestro ser (para que sea mas fácil de explicar) en varios centros energéticos, como hacen algunas corrientes con los chakras, el eneagrama, etc, puede reducirse a 4 principales. Tenemos un centro corporal que en el tarot son los Oros (lo físico en contacto con el territorio, las enfermedades, el aspecto), un centro visceral que en el tarot son los Bastos (instintos, creatividad, impulsos, sexualidad), un centro emocional que en el tarot son las Copas (emociones, sensibilidad, compasión, capacidad de amar) y un centro mental que en el tarot son las Espadas (pensamientos, creencias, expectativas, juicios, comunicación). Por lo que el texto va explicando de fondo el orden en el que los diferentes personajes van recibiendo la noticia del nacimiento del niño, del misterio que la Vida hace crecer dentro nuestra, por eso insisto, es algo a lo que no se puede acceder de primeras desde la razón ni la lógica.

La Virgen es la que crea y da a luz al Yo profundo continuamente y José la conciencia de esa nueva creación y por ahí siempre aparece un ángel como mensajero de la buena nueva. Lo primero que se observa es que el nacimiento tiene lugar a las afueras, lejos del ruido, en el silencio y la intimidad de una cueva (zona habilitada para guardar el ganado de noche) porque en la posada no había lugar para ellos, todos vivenciamos como algo nuevo está naciendo dentro de nosotros pero no se lo decimos a nadie hasta mas adelante, es nuestro secreto.

Los primeros en sentir la nueva vida son la mula y el buey, los animales que ya estaban dentro por lo que se entiende que nuestra parte mas corporal e instintiva son imprescindibles para que ocurra. Estos animales dejan claro que lo mas vital y simple es lo espiritual por excelencia, no es algo inalcanzable que esté en un cielo lejano reservado para unos pocos. Los siguientes son los pastores que estaban afuera acabando sus labores cotidianas para dormir al raso, estos, según lo que aquí simbolizan son gente pobre y analfabeta con pleno contacto con lo natural y básico que sostiene la Vida, comparten algo con los animales en cuanto a que viven aquí y ahora, abiertos plenamente a las vivencias sin el juicio mental, por lo que representan el centro emocional, la capacidad de amar lo simple, de sentir y festejar el milagro cotidiano de la Vida. Quiero recalcar aquí el simbolismo de ser pobre que es igual a decir me falta algo o no estoy completo, por eso pueden arrodillarse y acoger al niño, así como el simbolismo de analfabeto para referirse a que en su mente no hay ruido, no hay teorías, no hay juicios. De momento del acontecimiento principal del Evangelio solo son participes los animales y los pastores, en la época los personajes mas insignificantes que nunca participaban de los asuntos importantes, se ve que hace 2.000 años ya despreciábamos lo básico, sencillo e instintivo, lo que realmente nos conecta con lo vital.

Los siguientes personajes son los magos (no, no eran reyes también) que siguiendo una estrella en el cielo llagan a un lugar sin saber lo que van a encontrar, los mueve un impulso, una búsqueda e intuyen que es algo importante, una especie de perturbación en la fuerza como en Star Wars. Los magos son sabios que se guían por un acontecimiento astronómico y que no pertenecen a ninguna secta religiosa o partido político, no le rinden cuentas a nadie solo les mueve el conocimiento que conecta con la Vida porque si se aleja de lo vital o fragmenta la realidad no es conocimiento, e solo ideología, ellos se arrodillan ante el misterio, lo celebran y se van como hacen los pastores. Estos personajes tienen algo del centro mental pero mas con esa parte de intuición y de búsqueda del conocimiento que atraviesa todo, no un conocimiento racional científico que excluye y separa la realidad, por eso para mi son como la unión de los opuestos, la unión de lo terrenal y espiritual, el niño y la estrella son lo mismo.

Por último, aunque no aparecen en estos capítulos, a los pocos días el niño es llevado al Templo, presentado en sociedad y reconocido ante la Ley. Ahora es cuando lo racional, la ley y las creencias entran en juego, el personaje de Simeón (autoridad del Templo) lo reconoce como mesías, reconoce su potencial y avisa a María de su destino, la mente siempre tan ceniza pensando solo en el futuro. Volver a recordad que para que Simeón haga esto han sido necesarios todos los pasos anteriores, en el momento que algún paso no sucede el proyecto no continua.

Todo comienza y acaba en el cuerpo porque vive en presente, por eso tenemos que escuchar lo que nos dice diariamente, por ejemplo si nuestra cabeza tan influenciada por expectativas, miedos, etc nos dice que tenemos que ir al gimnasio por X razones pero nuestro cuerpo no se levanta del sofá quizás sea porque la Vida (lo esencial que actúa por debajo) este diciéndonos que no es el momento, quizás tengamos que resolver otros asuntos antes, tal vez podamos devolver esas expectativas e ideales a sus dueños y mirar a la cara a ese niño para que nos indique que es lo importante y esencial en este momento para nosotros,  sabiendo que todo tiene que ocurrir en la oscuridad, silencio e intimidad de la cueva donde se escuchan los sonidos de lo esencial.

Bruno Hernanz

Bruno Hernanz

Hace unos años estudie teoría sistémica, junto a Constelaciones Familiares y Biodescodificación utilizando como herramientas el tarot y muñecos, ahora lo aplico para escribir, de vez en cuando, pequeñas reflexiones utilizando como excusa el Evangelio.

Un Comentario

  • Paula dice:

    Muchas gracias Bruno tremenda reflexión, me gustó todo y destaco esta frase «Todo comienza y acaba en el cuerpo porque vive en presente, por eso tenemos que escuchar lo que nos dice diariamente» es una verdad como un templo. Si escuchamos atentos los sonidos del viento, el susurro de nuestras emociones, de nuestra intuición, de nuestros deseos; si sentimos esa fuerza divina que se encuentra dentro y que nos impulsa hacia delante, seguro comenzaremos un nuevo camino que nos llevará justo a donde queremos estar. Todo el relato del nacimiento de Jesús, hasta los más mínimos detalles nos dejan una gran lección de vida. Ha sido un regalo leerte.
    Felicitaciones Bruno y muchísimas gracias!!
    Paula🥰🙌✨

Deja un comentario