Skip to main content

Mt 2, 13-15 (leer)

Ahora me doy cuenta que este es uno de los capítulos con los que empecé a ver el potencial que tiene el Evangelio para explicar dinámicas profundas en muy pocas palabras. Antes de entrar en el capítulo me gustaría hacer un comentario sobre el tema que veremos, aquí Herodes representa nuestro ego que se afana por seguir siendo el rey, por seguir gobernando, y es lógico, es su manera de funcionar. Lo comento porque actualmente dentro de las corrientes holístico-espirituales hay una tendencia a querer “matar” al ego, a hacerle responsable de todos nuestros males o a no dejarle actuar como si eso fuera posible, sin tener en cuenta que cuando intentamos controlarlo lo estamos haciendo desde el propio ego. Lo que si es posible es conocer como actúa, ser conscientes de cuando está sobrepasando sus funciones (la función de un rey no es matar niños) o cuando esta sobre activado y actuar en consecuencia. El ego al final es una barrera hecha con nuestras creencias, expectativas familiares y sociales, carácter, etc que nos protege de manera inmediata ante lo que considera peligroso, por lo que su función necesaria, el trabajo interno a realizar es saber que es ego y que no en nuestras decisiones y que por debajo de él manejamos otro tipo de lenguaje mas universal y menos individual, aquí Herodes es nuestra parte mas superficial y el niño la mas profunda, por eso hay tensión entre ambas.

El capítulo describe una huida de casa para sobrevivir, el refugio temporal en un lugar seguro y la vuelta a casa. El niño es el futuro (proyectos, cambios, etc), eso nuevo que nace en nosotros y que si crece es para cambiar irremediablemente algo de nuestra realidad, cosa que ya contradice al ego porque pone en peligro la estabilidad (el rey  quiere que todo siga como está), el niño es la imagen opuesta de la seguridad y la quietud. Para que este niño nazca y crezca es necesario tomar todo nuestro pasado como semilla (lo que fue y lo que no pudo ser), eso representa la virgen María gestando y dando a luz al niño, para después tomar consciencia presente de que el nacimiento ha tenido lugar, eso representa José, así que solo tomando todo nuestro pasado desde el presente podremos mirar al futuro. José a través del ángel toma consciencia de los planes de Herodes y se pone en marcha para evitar el boicoteo. Estos boicoteos tan influenciados por toda nuestra historia y vivencias sistémicas, solemos escucharlos en frases internas como para que voy a estudiar esto ahora, como me voy a separar de mi pareja si llevamos tantos años, como voy a decir que no, si confiaron en mi, esto no es lo que esperan de mi así que mejor lo haré en secreto, etc. La estrategia de Herodes es acabar con todos los niños, no se detiene a analizar cual es el peligroso, aunque todos lo son por el hecho de representar adaptaciones que puedan alejarle del trono.

Lo importante del texto para mi es la reacción de refugiarse y la vuelta a casa cuando Herodes muere, no intentar plantarle cara ni derrotarle que es justamente de lo que hablo al principio, simplemente lo esquivan y esperan pacientemente un periodo fuera de casa. Algo que sentimos habitualmente cuando salimos de casa aparte de miedo, es culpa, que por otro lado tiene muchas mas implicaciones emocionales que el miedo y uno de los retos diarios de nuestra parte adulta es sostener esa culpa aunque sobre eso escribiré en otro capítulo.

En definitiva si escuchamos y confiamos habitualmente en el mensaje del ángel, que viene de nuestra parte mas profunda y esencial, aunque aparezca de una manera poco fiable y ortodoxa con es un sueño, tendremos cierta ventaja para tomar decisiones que hagan crecer y expandirse a esos niños una y otra vez porque María nunca deja de entregarnos actualizaciones adaptadas a cada momento de nosotros mismos.

Bruno Hernanz

Bruno Hernanz

Hace unos años estudie teoría sistémica, junto a Constelaciones Familiares y Biodescodificación utilizando como herramientas el tarot y muñecos, ahora lo aplico para escribir, de vez en cuando, pequeñas reflexiones utilizando como excusa el Evangelio.

8 Comments

  • Paula dice:

    Primero que todo felicitaciones Bruno, me ha parecido muy interesante tu relato y o reflexión sobre el niño versus Herodes debe ser porque yo soy bien buena para auto boicotearme, definitivamente debo escuchar más a mi ángel y estar más atenta a mis sueños, un tiempo los escribía y me hizo muy bien. Ahora después de leer tu texto retomaré este buen hábito.
    Me ha maravillado eso de : “María nunca deja de entregarnos actualizaciones adaptadas a cada momento de nosotros mismos.”
    Quedo muy atenta a la próxima publicación, muchísimas gracias Bruno!!

  • Camila dice:

    me encantó, espero con ansias el capítulo sobre la culpa 💌

  • Muchas gracias Camila! Habrá algún capítulo porque es un tema muy habitual en nuestras vidas.

  • Muchas gracias Paula como siempre!

  • Gloria dice:

    Buenas noches Bruno,

    Muchas gracias por compartir tus conocimientos. ¿Sería posible constelar contigo ?

    Gracias 🙂

  • Hola Gloria! Muchas gracias por pasarte por aquí. En estos momentos no estoy haciendo sesiones pero si tienes alguna pregunta concreta escribeme a Instagram, quizás pueda resolverte alguna duda. Un saludo.

  • Anónimo dice:

    Gracias a ti. Tengo muchas preguntas Bruno, y muy pocas personas a las que les pueda pregutnar, el problema es que no tengo instagram 🙁 puedo contactar contigo por otro medio?

  • Gloria dice:

    Ups, soy Gloria 🙂

Deja un comentario